La gloria, que parecía reservada para el jugador francés, se escapó de repente

La gloria, que parecía reservada para el jugador francés, se escapó de repente, sin previo aviso, así, como suelen escaparse las cosas importantes de la vida, dejando en la retina una de las imágenes más dramáticas en la historia del futbol. Zidane, hasta entonces inmaculado, perdió los estribos ante insultos lanzados por el férreo defensor Marco Materazzi. Fuera de sí, el galo respondió con un cabezazo fulminante al pecho del italiano, que, como ficha de dominó, cayó al suelo ante la incredulidad del mundo.

Mira el juego Chile vs Serbia

El árbitro argentino Horacio Elizondo retrasó cuanto pudo el veredicto, hasta que, sin otra opción más que ajusticiar al genio, le sacó la tarjeta roja a pocos minutos del final del tiempo suplementario. La última imagen de Zidane vestido de corto corresponde a un retrato tan humano como el propio futbol. El “10” que, camino a los vestuarios, se encuentra de frente con la Copa que pudo ser suya pero que no fue. Entonces, en un arrebato de conciencia, decide ignorarla, tal vez por respeto, por pudor. El jugador pasa de largo mientras se pierde en la oscuridad del túnel, con la mirada clavada, viendo hacia adentro, claro, como tantas otras veces.

Ver por Fox Sports Chile vs Serbia